Votre site de confiance pour apprendre et se perfectionner en Espagnol - Plus de 5 millions de visiteurs depuis sa création
Désormais le contenu du site est 100% gratuit suite à de nombreux plagiats de documents revendus illégalement sur le net
Cours d'espagnol - Apprendre l'Espagnol en ligne facilement - Fiches de cours - Traduction espagnol français - Commentaires et sujets du Bac Espagnol Cours d'Espagnol.com
Utilisateurs en ligne : 3    Aujourd'hui : 125    Total : 5108820     


Cuando abras esta carta…

 

 

 

 

Este documento escrito por el literato español Gustavo Martín Garzo se publicó en 1997  en la obra Los cuadernos del naturalista. Ésta es un conjunto de veintidós textos muy breves que hacen hincapié en una historia de amor que se fragmenta en diversos episodios.

 

El pasaje que nos toca analizar es una carta de amor y más bien se podría decir un poema en prosa.  En el escrito un amante pone de manifiesto la unión existente entre el placer del amor y el dolor de la ausencia.  Así el amoroso confiesa sus sentimientos y sus tormentos a la amada antes de que se vaya ella de viaje. A decir verdad rechaza él la realidad de la marcha intentando sustituirle otro viaje muy deseado esta vez y sumamente idealizado.

En esta carta que consta de dos partes resultan muy importantes los tiempos ya que en realidad determinan las diferentes fases del discurso.

Primero, el autor se vale del futuro para introducir el discurso. Luego utiliza el condicional para presentar una realidad potencial. Y por fin emplea el imperfecto del subjuntivo para enunciar una ristra de deseos que son entrañables para el amante. 

 

 

La primera frase expone muy rápidamente la situación. Así el lector se entera de que la amada se va de viaje y por eso su amante le escribe una carta. Tendrá ella que leerla sólo una vez en el tren ( “ cuando abras esta carta ya estarás sentada en tu tren”). El remitente emplea el futuro para hacer hincapié en una realidad próxima que tendrá que afrontar y a decir verdad no tiene y no tendrá más remedio que aceptarla.

Así se dirige directamente a su amada y el uso de la segunda persona del singular y del posesivo “tu ( “ tu tren”) evidencia que la dicha situación le resulta muy desagradable y penosa, hasta se tiene el sentimiento de que recalca el “tu” como si se tratara de un reproche. En efecto, la mujer va a alejarse de él y va a vivir una experiencia sola, totalmente independiente, no estará él a su lado y bien se nota que eso lo entristece sumamente. Sin embargo como lo indican las paréntesis, se supone que quedaron de acuerdo los dos a pesar del recelo experimentado por el hombre.

 

Pero no se detiene en ello y prefiere optar por evocar una situación potencial. Desde luego el uso del condicional, presente en la mayor parte del discurso, alude a esta

realidad eventual. Pero antes que nada parece imprescindible subrayar que el “yo” se sustituye al “” de la primera frase, lo que demuestra que el amante toma la iniciativa y se lo encarga de todo. Así se pone a soñar con una realidad muy diferente e imagina que bien lo dejaría todo para viajar al lado de su amada, para estar a su escucha y para que no necesite ella de nada, listo para satisfacer su menor “capricho”. Pues según sus propios términos, incluso no vacilaría en dejar su identidad, su propia vida para tener este privilegio(mis tareas, mi nombre, mi propia vida” ). Se nota que no duda de él el amante y lo confiesa cuando dice que no ve en este mundo alguien susceptible de” hacerla tan feliz como él”. Para apoyar sus decires hace una enumeración de todo lo que haría para ella, todas estas cositas de la vida cotidiana, es decir las numerosas atenciones que un amoroso tiene con su amada ( “ te cuidaría” “te ayudaría” “colocaría” “pondría” “ qué pendiente estaría”). Y poco a poco, en su espíritu, de un viaje que podría ser, se perfila un viaje que tendría que ser ( “ los libros que habríamos que leer”) y evoca aquí una fusión de dos seres, dos seres inseparables así como “los frutos que cuelgan unidos en la misma rama”. Él y su amada resultarían unidos como estos frutos.

Pero de pronto el pesar de la ausencia restablece la realidad y revela cuánto la echa de menos, y hasta tal punto que ya no le apetece nada, todo le parece aburrido sin ella ( “qué doloroso me parece caminar por las calles” “ basta que tú no estés para que todo me parece extraño e indiferente”) . Aquí se puede hacer una comparación con el celebre verso de Lamartine : “ un seul être vous manque et tout est dépeuplé”. He aquí la cruel constatación por parte del amante; se siente totalmente desorientado, abandonado como la ciudad ( “por las calles de la ciudad abandonada”) y sin su amada sólo es él una alma en pena que vaga por las calles tal un fantasma.

 

Todo ello lo conduce a formular una serie de deseos apasionados y es cuando se vale el autor del subjuntivo( “acordara”, “supiera”, “pudiera”, fuera”, “ tuvieras que llevar”, “me pusiera”) para expresarlos. En efecto, ahora el hombre desearía que fuera su amada la que le condujese y que se ocupase de él. A decir verdad  el amante invierte los papeles. Así le gustaría ser una persona indefensa, sin memoria, sin conocimiento, desprovisto de sensación visual(que yo no me acordara de nada”, “no supiera nada”, “ ni siquiera pudiera ver”, “ que fuera un cieguito”) . De este modo estaría él entregado al amparo de la amada. Ella sería su guía y tal un niño con una madre se fiaría él de ella y progresaría dirigido por su apoyo y tranquilizado al sonido de su voz. Parece imprescindible subrayar el sentimiento de obligación que se destaca de estos deseos. En efecto la situación expuesta por el amante no dejaría opción a la mujer y no tendría más remedio ella que ayudar al amante. Se destaca esta idea de obligación cuando el autor emplea tuvieras que”. Para convencerla de lo perfecto que resultaría ello, el amante hace una comparación con un episodio que vivieron juntos algún día en el cine. Expone los sentimientos que experimentó aquel día, estaban juntos y era lo esencial, ya no existía nada alrededor, el tiempo y el espacio quedaban impotentes ante dicha unión y fusión (entre el tiempo que fluía…cuenta” ). Los enamorados fijaban la mirada en la misma dirección y viajaban juntos alrededor del mundo. En la última frase el amante pide a su amada que participe y comparte sus sueños ( “ como si hubiéramos dormido a la vez y compartiéramos el mismo sueño” ) y sobre todo intenta que regrese a su lado.

 

 

Para concluir se puede decir que en esta carta se destaca un amor pasión, un amor posesivo y obsesivo. Piensa en ella todo el día el amante, su espíritu se encuentra continuamente acaparado. Es una tortura la ausencia, y un regocijo la presencia.

Les explications et Analyses de Textes sont produites exclusivement par Cours d'espagnol.com
Bac d'Espagnol - Oral et Ecrit du Baccalauréat

Si vous ne trouvez-pas l'explication désirée - merci de nous contacter directement

Recherche de Texte ou d'Explication de Texte



Plan du site | Services | Nos vidéos | Forum Espagnol | Ressources | Contactez-nous

2006 - 2018 © Cours d'Espagnol.com