Votre site de confiance pour apprendre et se perfectionner en Espagnol - Plus de 5 millions de visiteurs depuis sa création
Désormais le contenu du site est 100% gratuit suite à de nombreux plagiats de documents revendus illégalement sur le net
Cours d'espagnol - Apprendre l'Espagnol en ligne facilement - Fiches de cours - Traduction espagnol français - Commentaires et sujets du Bac Espagnol Cours d'Espagnol.com
Utilisateurs en ligne : 17    Aujourd'hui : 983    Total : 5140448     


En un café de Madrid

 

 

 

Este texto es un fragmento de Lucha por la respiración, una obra de Jesús López Pacheco  que fue publicada en 1980.

La acción se sitúa en un café de Madrid y el pasaje consta de dos partes y de tres protagonistas, un limpiabotas ( Pepe) y dos escritores.

La primera parte sirve para introducir el tema y presenta lo que es la vida del personaje principal ( Pepe, el limpiabotas) aludiendo a  una jornada típica suya.

En la segunda parte, el lector a la vez que Pepe presencian un diálogo entre dos escritores, diálogo interrumpido a menudo por las meditaciones de Pepe y por lo que opina él a propósito de esta conversación.    

Aquí Jesús López Pacheco hace hincapié en las desigualdades sociales que se pueden notar y por supuesto subraya al mismo tiempo el menosprecio manifiesto de unos “eruditos” por los trabajadores manuales.

 

 

En la primera parte y más exactamente desde la primera línea, Pepe el limpiabotas hace su aparición. A decir verdad, el novelista no se extiende haciendo la descripción física de Pepe, sólo señala que lleva una chaqueta negra en la que hay una placa niquelada en forma de estrella lo que dio origen a su apodo : “El sheriff”.  Le gusta bastante el apodo al protagonista porque finalmente significa que unas gente se preocupan por él.

Así, si no describe a Pepe el autor, se interesa no obstante por la descripción de su caja y sobre todo por su contenido porque desde luego ésta refleja lo cotidiano de Pepe. Además cabe notar que todos los adjetivos que se relacionan con el protagonista se parecen al color del betún salvo, claro, él de la placa.

Es preciso notar que el oficio de Pepe es muy humilde y por consiguiente exige que adopte él una postura agachada sin decir nada. En efecto a lo largo del pasaje queda mudo, no dice ni una palabra. Pero, de todas formas, el lector se entera de su opinión gracias al estilo indirecto del que se vale el novelista para hacerle partícipe de sus reflexiones. En cuanto a los dos escritores, López Pacheco emplea el estilo directo para  subrayar la disparidad social vigente entre los protagonistas. Es como si Pepe tuviera que callarse para no disturbarles o como si no tuviera derecho a la palabra e incluso para ir más allá es como si Pepe no existiera. 

 

La segunda parte deja lugar al diálogo entre los dos escritores. Como se lo ha subrayado ya más arriba y a diferencia de Pepe los hombres se expresan en estilo directo. Es obvio que contrariamente a Pepe tienen derecho a la palabra, y al escribir obras y publicarlas existen públicamente y se han vuelto hombres famosos. No obstante lo irónico en todo ello es que no tienen nada que decir por seguramente no tener ninguna inspiración. En realidad son una gente muy ociosa y sobre todo muy superficial. Van de tertulia en tertulia, sólo se levantan  a mediodía y no están a gusto en cualquier parte que sea, se aburren. Se nota también la ociosidad y la superficialidad cuando J.L.P nos describe al primer escritor. En efecto por una parte subraya que es un hombre “grueso” y por otra parte al describir sus ademanes lo compara a una dama orgullosa que se quiere superiora y que no consiente en mirar al limpiabotas como si lo de mirarlo fuera infamante.  Desde luego aquí notamos el desprecio del hombre por Pepe.

Claro la conversación hace reaccionar a Pepe pero éste queda callado. Sabe él que su vida es en realidad una verdadera novela realista. Piensa Pepe en su familia que no tiene tiempo libre y sobre todo que no tiene tiempo de pensar en tales futilidades.

Aparece entonces el segundo escritor y opina como el primero, no le conviene su vida. A su juicio la gente tiene la culpa porque se interesa más por una literatura fácil de leer. Desde luego aquí se tiene otra vez un sentimiento de desprecio por el público.  Así, no escribe él porque no hay público.

En realidad, se puede decir que no tiene convicción el escritor y no vale su argumento. Se tiene la impresión de que para él sólo valen la ventas de sus obras.

Pues, no tiene real afición el escritor a diferencia de Pepe que trabaja hábil y minuciosamente dejando pensar que a él le gusta su oficio sin por eso tener gratitud la mayoría del tiempo.

 

 

En conclusión Jesús López Pacheco quiso denunciar en este fragmento mediante cierta caricatura la tontería de unos intelectuales que se piensan superiores y desprecian a los trabajadores.

Les explications et Analyses de Textes sont produites exclusivement par Cours d'espagnol.com
Bac d'Espagnol - Oral et Ecrit du Baccalauréat

Si vous ne trouvez-pas l'explication désirée - merci de nous contacter directement

Recherche de Texte ou d'Explication de Texte



Plan du site | Services | Nos vidéos | Forum Espagnol | Ressources | Contactez-nous

2006 - 2018 © Cours d'Espagnol.com