Votre site de confiance pour apprendre et se perfectionner en Espagnol - Plus de 5 millions de visiteurs depuis sa création
Désormais le contenu du site est 100% gratuit suite à de nombreux plagiats de documents revendus illégalement sur le net
Cours d'espagnol - Apprendre l'Espagnol en ligne facilement - Fiches de cours - Traduction espagnol français - Commentaires et sujets du Bac Espagnol Cours d'Espagnol.com
Utilisateurs en ligne : 5    Aujourd'hui : 106    Total : 5174458     


Me das verguenza

 

 

 

 

Este documento procede de la novela autobiográfica Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la consciencia, publicada en 1983. Rigoberta Menchú es de etnia maya-quiché y es una activista de los derechos humanos de Guatemala.

Fue en 1982 cuando ésta encontró a Elisabeth Burgos en Paris la que transcribió sus memorias y elaboró el manuscrito.

Las frases cortas del presente pasaje hacen hincapié en un estilo hablado que transmite el aspecto verosímil de la página.

Rigoberta Menchú relata en ella su llegada a los 13 años a la ciudad para trabajar de sirviente.

 

Consta de tres partes el documento.

 

En la primera parte ( L 1 – 13 ) la protagonista relata su primera jornada. A las siete de la mañana la muchacha le pidió a que fregara los platos y se ejecutó ella.

Al subrayar  que vino vestida de la única prenda de vestir que tenía ya se da a entender que su aspecto físico dejaba algo que desear ( L 2 ) y que eso es de importancia directa con lo que va a contar ella . Así como se lo podía suponer el ama de casa al verla así vestida pidió a la muchacha que la quitara de aquí, es decir cerca de los trastos ( L 3 ). Entonces en seguida cabe notar el menosprecio de la dicha señora para con la niña porque ni siquiera se dirigió a ella, hizo como si no existiera ella y  lo mismo ocurrió cuando deseó saber si había comido ella ( ¿Ya comió? ). Menosprecio también porque después cuando se dirigió finalmente a ella lo hace únicamente valiéndose de imperativos como si verdaderamente se tratara de una esclava ( “ vaya a barrer”, “riegas” ). La maltrató la señora y la amenazó de ponerla a la calle si no hacía ella correctamente lo pedido y Rigoberta resultó conmovida, al igual que la muchacha ( L 4 – 5 ), pero no pudo contestar porque acababa de llegar a la ciudad, no conocía a nadie y resultaba incapaz de ubicarse en ella. Además nos enteramos de que no sabía leer la protagonista. Así su vida dependía únicamente de la señora de modo que tenía que hacer la multiplicidad de los labores mandados a lo largo del día sin decir nada. Desde luego, se puede también subrayar el desdén por parte de la mujer cuando Rigoberta relata que sólo después de haber bien comido la señora se preocupó por saber si había comido ella y como, claro, la respuesta era negativa se le dio entonces a modo de comida las sobras como si hubiera sido ella un perro ( L 12 – 13 ).

 

En la segunda parte ( L 14 – 27 ) el ama de casa hizo un negocio con Rigoberta. Aparentemente el aspecto físico  de la protagonista le daba asco(me da vergüenza”) a la señora y no quiso ésta que la gente que la visitaba la viera en su casa vestida así ( ¡Qué serías para mis amigos!),  por eso deseó adelantarle dos meses de sueldo para que ella se comprara un huipil decente, un par de zapatos y un nuevo corte. Claro aquí él qué dirán cuenta mucho para el ama de casa y a decir la verdad hubiera podido tener un poco de compasión y comprarle la nueva ropa a Rigoberta. Parece imprescindible subrayar que el negocio fue unilateral, en efecto la señora no le dio la oportunidad a la niña de rehusar, así fue y no hubo otro modo. Por añadidura, la mujer decidió que era ella la que iría a comprar la ropa ya que le daba demasiada vergüenza irse por la calle al lado de Rigoberta ( L 19 – 20 ). Ni pudo contestar la pobre protagonista ya que el lector se entera de que no hablaba español, de tal modo que una vez más tuvo que callar y aceptar sin revelarse pero maltratándola en su mente. Finalmente más bien que un negocio parece que fue un ultimátum por parte de la mujer ( “Así que te adelanto dos meses de tu sueldo”).

Al regresar del mercado le dijo a Rigoberta que pudo comprarle el huipil y el corte pero que no tenía bastante dinero para comprarle el par de zapatos ( L 26 ). Hay que notar que en ningún momento le hizo el recuento de las compras y otra vez tuvo que aprobar sin decir nada Rigoberta, pero a su juicio las compras no valían dos meses de sueldo ( L 24 – 26 ). Cabe subrayar que de este modo el ama de casa puso a Rigoberta en situación de deudora y pudo así asegurarse su presencia para los dos meses siguientes.

 

En la tercera parte ( L 28 – 36 ) Rigoberta relata la progresión que fue la suya. En efecto ya se ve que poco a poco aprendió a fraguar, lavar, y planchar ( L 28 ). Sin embargo, a pesar de sus progresos el comportamiento del ama de casa no cambió para con ella, siguió observándola para averiguar si quedaba bien hecho su trabajo ( L 28 – 29 ). Se puede hablar aquí de persecución moral, y se nota el sufrimiento de la protagonista ( “me maltrataba mucho”), hasta tal punto que hubiera preferido ella ser el perro de la casa porque aparentemente éste tenía mucho cariño por parte de la señora ( “pues al perro lo trataba bien”, “ al perro lo abrazaba”). Da lástima la frase :ni siquiera me compara con el perro” porque recalca la falta de amor aguantada por Rigoberta. En efecto no era ella una persona adulta, era una niña de sólo trece años y le faltaba lo más importante, es decir el respeto y la ternura, unos sentimientos que no cuestan nada pero que pueden mucho.

Durante cuatros meses trabajó mucho pero no cobró sueldo ( L 32 ) y el día cuando por fin la pagó la mujer, Rigoberta estuvo muy contenta porque finalmente podía enviarle algún dinero a su padre que lo necesitaba mucho ( L 33 ). Pero no lo veía así el ama porque al darle el dinero le dijo que podía ahora pagarse un par de zapatos porque una persona sin zapatos en su casa le daba vergüenza( L 34 – 35). Fue cuando Rigoberta pudo por primera vez plantarle la cara al ama y decidió que si quería que tuviera zapatos sólo tenía que comprárselos porque ella, Rigoberta, no se los iba a comprar ( L 36 ).

 

 

Rigoberta Menchú cuenta en este pasaje un episodio de la vida que fue la suya. Nació en una numerosa familia y a lo largo de su infancia y juventud tuvo que aguantar la pobreza y sobre todo la discriminación racial. Este documento representa una prueba de la persecución y de los sufrimientos que marcaron su infancia.

Tales episodios originaron por parte de Rigoberta Menchú el inicio de una campaña pacifica que denunciaba al régimen guatemalteco al acusarle de violación de los derechos humanos. Claro, tuvo que huir de la represión Rigoberta y se estableció en México.

Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la consciencia conoció un prestigio internacional lo que le permitió regresar a Guatemala en 1988 y continuar su lucha contra las injusticias.

En 1992 obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

Les explications et Analyses de Textes sont produites exclusivement par Cours d'espagnol.com
Bac d'Espagnol - Oral et Ecrit du Baccalauréat

Si vous ne trouvez-pas l'explication désirée - merci de nous contacter directement

Recherche de Texte ou d'Explication de Texte



Plan du site | Services | Nos vidéos | Forum Espagnol | Ressources | Contactez-nous

2006 - 2018 © Cours d'Espagnol.com