Votre site de confiance pour apprendre et se perfectionner en Espagnol - Plus de 5 millions de visiteurs depuis sa création
Désormais le contenu du site est 100% gratuit suite à de nombreux plagiats de documents revendus illégalement sur le net
Cours d'espagnol - Apprendre l'Espagnol en ligne facilement - Fiches de cours - Traduction espagnol français - Commentaires et sujets du Bac Espagnol Cours d'Espagnol.com
Utilisateurs en ligne : 4    Aujourd'hui : 52    Total : 5170355     


Un artista

 

 

 

 “Un artista” es un cuento sacado de la obra In cuentos inéditos escrita en 1993 y cuyo autor es el argentino Mujica Lainez .

El documento es un relato que trata del problema de la violencia en la pajera y más exactamente del maltrato doméstico. Desafortunadamente muy a menudo el maltratador tiene dos caras, una hacia “el interior del hogar y otra hacia el exterior”. Por supuesto es una persona que sabe engañar y manipular su entorno.

Es lo que trata de demostrar el autor en una primera parte al exponer el retrato de un pintor muy dulce y simpático que conoció en una hostería ( l 1 – 23 ). Y después, en una segunda parte, un vez salido el pintor de la hostería cómo se enteró el narrador de su verdadera personalidad ( l 24 – 40 ).

 

Primero el narrador confiesa que entró en la hostería por mera curiosidad ( L 3 ) porque a primera vista no le correspondían las personas que frecuentaban el establecimiento. En efecto era un establecimiento frecuentado por unos holgazanes ( “ desocupados” ), ocupaban ellos el tiempo charlando ( “solían ir a filosofar”) como se suele hacer en las tertulias. Además sólo con el nombre de la taberna ( “ Hostería de la Manzana de Adán” ) se deduce casi el tema del relato. La manzana de Adán es la fruta del árbol del conocimiento del bien y del malo. Es la fruta defendida y refleja el pecado original.

Una vez entrado el narrador en la hostelería le llamó la atención un hombre que  hacía pandilla” aparte. Así se figuró que este hombre era diferente y que su aislamiento era voluntario porque no quería mezclarse con los demás.

Y según la descripción física que nos hace el autor de este pintor, éste parecía ser un hombre que no se sentía cómodo en la hostería ( “aristocrático desdén” ) y hasta lo compara a un santo. Todo en su descripción reflejaba la pureza. Así tenía los cabellos rubios y los ojos azules como si fuera un niño o más bien un ángel. Todo en este hombre llamó la atención del autor hasta sus manos, rematadamente las de un artista y los labios muy finos que reflejaban la harmonía de su cara y su “alta alcurnia”.

Cabe imprescindible notar que todo el vocabulario empleado por el autor se refiere a la religión ( “ religioso fervor”, “sacerdote hablar” y “culto” ). Por supuesto representaba el bien el pintor mientras que los demás representaban el mal en la “Hostería de la Manzana de Adán”.

Y además de su físico angélico, al charlar con él, el narrador se dio cuenta de que  era un hombre sabio tanto por su conocimiento ( “profundo conocimiento”, “notables estudios”) como por su sensatez ( “indiferente”, “gran indulgencia”, “ encogerse de hombros”).

Pero desafortunadamente no fueron coronados de suceso sus esfuerzos y por eso prefería apartarse y despreocuparse de lo que lo rodeaba. Todo le parecía sin sabor y su única respuesta para con lo que se decía era encogerse de hombros como si dijera “qué le vamos a hacer”. Nos lo describe el autor como un hombre muy cansado moral y físicamente y desganado ( “ marfil viejo”, “exhaustas”, “ temblaron”).

Por fin, el pintor decidió marcharse pero antes se presentó al narrador confesándole su apellido y su dirección.

Así todo en la personalidad del pintor era digno de admiración y encantó al narrador.

Y una vez salido el pintor, el autor se quedó solo totalmente apartado de los demás que todavía estaban charlando ociosamente cerca de la chimenea.

 

En la segunda parte estaba pensando el narrador en lo que acababa de vivir con el pintor rematadamente admirativo cuando el ruido de la puerta de entrada de la hostería lo salió de sus reflexiones. Entró en la taberna otra persona digna de admiración. Era  una jovencita muy hermosa pero que estaba llorando ( “bonita” ).

Parecía herida, y en efecto sangraba su brazo y la posadera pareció enfadada al verla en su taberna. A primera vista no era la primera vez que la muchacha venía llorando así en la hostería ( “ Otra vez aquí ” ).

Contra toda previsión se acercó el más joven del grupo de poetas y se dirigió a la muchacha. Había sospechado lo ocurrido y sin dar rodeos le preguntó lo que le parecía casi evidente: “¿ Te ha pegado de nuevo? 

Y tanto el narrador como el lector se enteran de que su pareja la pegó porque dejo ella que se quemara la comida.

Le pareció incomprensible al autor que un hombre pudiera pegar de esta manera a una mujer ( “tan frágil”) y sólo por una nadería. Además le penó que no estuviera su recién compañero el pintor para que la consolara. En efecto un hombre tan sabio como él debía conocer las palabras justas para aliviar la pena de la mujer ( L 33 – 34 ).

El autor experimentó un sentimiento de rabia e unas ideas de venganza por eso le pidió a ella el apellido de su marido y contra toda previsión le confesó ella su identidad ya que no era secreto para nadie que Diego Narbona era una persona violenta y mala. Desde luego sorprende el final del relato ya que es inesperado e irónico. En el acto cayó de su pedestal el pintor tan venerado y quedó totalmente desilusionado el autor. Así contrariamente a lo que se podía pensar en la primera parte, el pintor se vengaba de sus fracasos pegando a su mujer. Y es obvio que lo exótico y lo sabio de sus estudios bizantinos revelaban en realidad unos rasgos de su personalidad muy dudosos.

Y por supuesto representaba el mal el pintor en la “Hostería de la Manzana de Adán” y su aislamiento no era voluntario, era “la manzana podrida” ( “brebis galeuse”).

 

 

Así a través de este relato el autor quiso advertir al lector dándole una lección de lucidez  que “el hábito no hace el monje” y que desafortunadamente muy a menudo uno se deja influenciar por las apariencias. Y al retratar a este hombre como si “pareciera no haber roto un plato en su vida” quiso sobre todo denunciar la plaga que representa hoy día el maltrato doméstico en el mundo.

Les explications et Analyses de Textes sont produites exclusivement par Cours d'espagnol.com
Bac d'Espagnol - Oral et Ecrit du Baccalauréat

Si vous ne trouvez-pas l'explication désirée - merci de nous contacter directement

Recherche de Texte ou d'Explication de Texte



Plan du site | Services | Nos vidéos | Forum Espagnol | Ressources | Contactez-nous

2006 - 2018 © Cours d'Espagnol.com