Votre site de confiance pour apprendre et se perfectionner en Espagnol - Plus de 5 millions de visiteurs depuis sa création
Désormais le contenu du site est 100% gratuit suite à de nombreux plagiats de documents revendus illégalement sur le net
Cours d'espagnol - Apprendre l'Espagnol en ligne facilement - Fiches de cours - Traduction espagnol français - Commentaires et sujets du Bac Espagnol Cours d'Espagnol.com
Utilisateurs en ligne : 4    Aujourd'hui : 18    Total : 5170321     


Un detective mapuche

 

 

 

 

Este texto es un fragmento de Hot Line novela escrita por el escritor chileno Luis Sepúlveda y se publicó en 2002.

La obra trata de un cuento breve cuyo protagonista es un policía mapuche que nació en el mundo rural chileno. Cabe imprescindible decir que Sepúlveda extrajo su personaje de uno de sus viajes por la Patagonia en el que encontró a un detective muy similar a su protagonista.

Este fragmento relata precisamente el encuentro con este policía mapuche y la fascinación que despertó en el narrador.

 

Consta de dos partes y de una conclusión el documento.

 

La primera parte ( L 1 – 12) sirve de introducción para presentar el paisaje y al personaje.

Sucede la escena en los bosques “del fiordo de Aysén en la Patagonia”. Al narrador le gusta este paisaje ( “mi mundo austral”), se lo nota porque se lo apropia con el posesivo “mi”. Se encontraba allí porque tenía la intención de visitar a unos buenos amigos suyos cuando en un cruce mientras esperaba al coche que tenía que conducirle se tropezó con un hombre muy hablador ( “locuaz”) que se parecía a Sancho Panza excepto “en sus proporciones físicas”. Entonces se puede afirmar que el narrador encontró a un hombre juicioso, tranquilo e inteligente que no se deja desconcertar(sin ningún gesto de rechazo o de sorpresa”) como lo era el famoso personaje de Cervantes.

En cuanto a su físico, obviamente no podía parecerse al amigo de  Don quijote ya que como lo confiesa Sepúlveda, sólo había que mirarlo para afirmar sin duda alguna que era mapuche ( “Era a todas luces mapuche”).

Fue amical el encuentro ya que en seguida se ofrecieron “mutuamente tabaco y lumbre” y después de esta primera reciprocidad entablaron conversación. Fue cuando se enteró el narrador de que el hombre era un detective mapuche que luchaba contra los ladrones de ganado  (“del cuerpo de lucha contra el cuatrerismo”). Entonces cabe notar que indudablemente paisaje y personaje resultaban indisociables, porque el hombre llevaba una vida solitaria que lo vinculaba íntimamente con la naturaleza.

Hace hincapié en esta relación, naturaleza/hombre, el narrador al contarnos el acontecimiento que sucedió mientras estaban platicando.  

 

En la segunda parte el narrador confiesa su sorpresa y su fascinación al descubrir las capacidades estupendas de percepción del detective. En efecto mientras estaban charlando, el detective levantó la cabeza hacia un punto dado en la montaña y tal un perro agitó las aletas nasales para afirmar en seguida que había un incendio forestal ( L 14 – 15 ). Incluso añadió poco después tras haber agitado una vez más las aletas nasales que se trataba de un incendio de peumos ( “ Peumos. Mala cosa”). Pero por más que agitara las aletas de la nariz el narrador no pudo oler a nada y ni siquiera divisó a lo lejos cualquier humo en el cielo . Sólo olía a las hierbas tan queridas que crecen allí y el cielo se mostraba azul y límpido ( “diáfano”). Eso hace hincapié en que el hombre conocía muy bien la naturaleza porque podía oler a un incendio de peumos hasta muchos kilómetros mientras que el narrador al que sin embargo le gustaba mucho dicho paisaje (“ mi amado mundo austral”) sólo podía percibir su belleza, lo que recalca finalmente un amor superficial.

Y más tarde durante la comida con sus amigos el narrador les contó lo sucedido. Eso demuestra la fascinación y la admiración que el mapuche despertó en él. Nadie sabía nada, por lo menos en los alrededores, lo que a decir verdad no era muy extraño al ver los paisajes extensos en la Patagonia ( l 24 – 25 ).

Pero tres días después a unos doscientos kilómetros del lugar donde se había tropezado con el detective, el narrador pasó por un camino y vio unos bosques que habían sido pasto de las llamas mientras los bomberos estaban apagando las últimas brasas. Por curiosidad quiso conocer el especie de los árboles quemados y un bombero le respondió palabra por palabra lo que le había dicho el detective :Peumos. Mala cosa”. Esta respuesta nos da a entender que probablemente el bombero era él también mapuche. 

 

 

Para concluir( L 31 – 34 ) su relato el narrador nos confiesa que el detective le había preguntado cómo era la ciudad donde vivía él en aquella época. Se da cuenta él de que seguro no había dado buena imagen de Paris ( “desganada y arbitraria”) y que indudablemente había fortalecido su odio por las ciudades ( “ respondió que detestaba las ciudades”). Lo que, claro, parece algo normal para un hombre que vivía por y para la naturaleza, en efecto ruido, polución y destrucción resultaban sus enemigos.

 

 

 

Así a través de este documento Luis Sepúlveda quiso poner de manifiesta el talento y la perspicacidad de cierta gente y más exactamente aquí de los mapuches. En efecto hace el retrato de un hombre en osmosis total con la naturaleza, se nota aquí la influencia mutua entre Hombre y Naturaleza.

Les explications et Analyses de Textes sont produites exclusivement par Cours d'espagnol.com
Bac d'Espagnol - Oral et Ecrit du Baccalauréat

Si vous ne trouvez-pas l'explication désirée - merci de nous contacter directement

Recherche de Texte ou d'Explication de Texte



Plan du site | Services | Nos vidéos | Forum Espagnol | Ressources | Contactez-nous

2006 - 2018 © Cours d'Espagnol.com