Votre site de confiance pour apprendre et se perfectionner en Espagnol - Plus de 5 millions de visiteurs depuis sa création
Désormais le contenu du site est 100% gratuit suite à de nombreux plagiats de documents revendus illégalement sur le net
Cours d'espagnol - Apprendre l'Espagnol en ligne facilement - Fiches de cours - Traduction espagnol français - Commentaires et sujets du Bac Espagnol Cours d'Espagnol.com
Utilisateurs en ligne : 11    Aujourd'hui : 739    Total : 5180890     


ASALTO EN LA NOCHE






“Asalto en la noche” es un fragmento de Buzón de tiempo, obra escrita por Mario Benedetti y publicada en 1999. Mario Benedetti de nacionalidad uruguaya relata aquí el encuentro algo raro entre una viuda y un ladrón.
Por una noche un ladrón se introduce en la casa de Doňa Valentina Palma de Abreu, una viuda de 49 años. Así a las dos de la madrugada es despertada la mujer por un ruido que parece salir del salón. Se encuentra con un ladrón que está intentando robarla y contra toda previsión casi traban amistad ambos personajes. Consta de tres partes el documento.
En una primera parte Mario Benedetti expone el encuentro entre la viuda y el ladrón y presenta a los protagonistas física y moralmente.
Luego, hace hincapié en una serenidad impensada a través de la conversación muy jovial entre Doňa Valentina y el ladrón que se confiesa.
Por último la tercera parte se dedica al desenlace.



Como ya se ha dicho se trata de un encuentro algo raro. Al oír un ruido en su piso Doňa Valentina se despierta y sin vacilar se levanta dirigiéndose hacia el living. Claro está angustiada la mujer. Por eso camina “con pasos afelpados”. Al descubrir al hombre joven en su salón, su reacción evidencia su inquietud. En efecto suelta un ¡ hola! furtivo. Lo súbito y la rapidez de la acción se nota en la línea siete debido tal vez a la brevedad del saludo logró no tartamudear ”. A decir verdad su asombro dirige su reacción  y desde luego se puede decir que finalmente es una reacción en caliente ya que lo que le viene a la mente es saludar en vez de gritar o escaparse, se trata aquí más bien de un reflejo. Así es imprescindible subrayar que su reacción es tan sorprendente como lo es este descubrimiento imprevisto en su salón. Pues Doña Valentina queda muy quieta y en ningún momento a pesar de la situación demuestra su temor. Sin embargo el ambiente de la escena da escalofríos y un sentimiento de incertidumbre poco a poco domina al lector. Por añadidura el momento en el que sucede el acontecimiento es decir de noche no permite solucionar las cosas. Ahora la intriga alcanza el punto culminante pero contra toda previsión ambos protagonistas entablan una conversación.

En esta primera parte el escritor valiéndose de la escena aprovecha la oportunidad para hacer el retrato de ambos personajes. Así Doña Valentina es una mujer de 49 años, “viuda desde sus 41”. Desde luego eso significa que es una mujer libre e independiente y que suele arreglárselas sola sin la presencia y el amparo en casa de un hombre. Se nota también que es una mujer acomodada ( “confortable piso”), ( “ tiene todo eso”). Y a lo largo del documento, se advierte que es una mujer muy fuerte, una mujer de carácter que domina sus sentimientos y su estoicismo confirma su sangre fría. Parece imprescindible subrayar que es también una persona algo maquiavélica ya que aparentemente tiene un plan de acción.   

En cuanto al ladrón, se hace hincapié en que es “un hombre joven”, vestido de moda (vaqueros azules y gabardina”) contrariamente a la mujer (“ en camisón”). Parece ser un hombre educado (perdone”) y según él no es cualquier ladrón ( “mire señora, yo soy casi arquitecto”). Además quiere ser casi todo un caballero, nunca amenaza con un arma ( “¿ Para qué necesito armas?”) porque tiene mucha conciencia ( “averiguo siempre antes de llevar a cabo una operación”). Asimismo tiene mucha sangre fría como la viuda, en efecto no muestra sorpresa cuando se ilumina el salón sólo resulta algo desconcertado ( “con expresión de desconcierto”). Es un hombre que tiene seguridad en sí mismo ( “en estas lides soy bastante habilidoso”). Parece ser también algo desvergonzado, contesta a las preguntas de la mujer sin callar la verdadera razón de su visita nocturna (“Tenía la intención de llevarme algunas cositas”). Su orgullo le juega sin embargo una mala pasada ya que en vez de imponer sus propias condiciones acepta responder a su “hospedadora” y de pregunta en respuesta sin saberlo cae en la trampa. Le sorprende la última pregunta de la viuda y queda desconcertado (al hombre le llevó unos minutos acostumbrarse a esta nueva sorpresa, pero al final asintió”).

 

 

En la segunda parte se instala la serenidad. Los protagonistas entablan una conversación muy jovial y la inicia la viuda al preguntarle al ladrón el motivo de su intrusión ( ¿ Y a qué se debe la visita?”). Demuestra dicha pregunta que la viuda procura imponerse al ladrón quiere llevar la voz cantante, en ello consiste su plan de acción. Sabe ella que a veces las palabras valen mucho y al hablar con el intruso quiere mostrarle que no resulta ella inquieta para mejor doblarle. Le contesta el hombre y poco a poco se relaja el ambiente. Le formula Doña Valentina una sucesión de preguntas y sin rodeos el hombre responde confiándose. Desde luego, primero la viuda desea saber cómo pudo entrar y rápidamente le formula la pregunta más importante a saber “si está armado”. Parece ofendido el hombre y le explica que no necesita él arma ya que siempre prepara minuciosamente sus operaciones y claro esta vez desafortunadamente no se informó bastante (no me informé bien”). Al saber eso la mujer se tranquiliza. Incluso ironiza Doña valentina : “ ¿ Qué cositas le habrían interesado?” y “no es fácil largarse con un televisor de 22 pulgadas” , y “ ¿ Desde cuándo se dedica a una profesión tan lucrativa y con tanto futuro?”.

El intruso empieza confiándose a la mujer exponiéndole su situación. Revela que sólo suele robar pequeñas cosas fáciles de transportar y que pueden invertirse sin problema. Además confiesa que roba porque lo necesita ya que no tiene a padres o a tíos que puedan ayudarle. Y cuando haya atesorado bastante dinero proyecta comprarse un taxi. Pero no abandonará sus negocios ilícitos  porque es un hombre a quien le gusta vivir con desahogo y lo del taxi sólo será para mejorar la vida.

Ya no hay inquietud, Doña valentina alcanzó su meta, el hombre se fía de ella y se trata ahora de una conversación como si fueran dos amigos platicando acerca del porvenir. Esta situación conduce directamente al desenlace del fragmento.

 

Lo más que se puede decir es que el desenlace no corresponde del todo a los desenlaces habituales en semejante situación. En general y desafortunadamente la conclusión resulta mucho más infeliz . Pero aquí la víctima sonríe y le propone una copa a su “agresor” y asiente él.  Es obvio que el escritor supo privilegiar lo insólito hasta el final del fragmento. Ni que decir tiene que existe cierta oposición entre el desenlace y el titulo del pasaje :asalto”.



Para concluir se puede decir que Mario Benedetti quiso hacer hincapié en la situación vigente en Uruguay para los pobres y los intelectuales. Las escuelas privadas tales las de arquitectura resultan muy caras. Por añadidura, la situación económica uruguaya se encuentra fragilizada por el trabajo que escasea  y para sobrevivir muchas veces tienen que arreglárselas como lo pueden. En el caso presente el hombre joven se ha convertido en ladrón e infelizmente sucede lo mismo para la mayoría. Así ¿ sería el robo la única manera de sobrevivir en Uruguay?

 

 

NB : Es interesante saber que después la viuda mata al intruso.


© Cours d'Espagnol.com
Toute reproduction est strictement interdite

Les explications et Analyses de Textes sont produites exclusivement par Cours d'espagnol.com
Bac d'Espagnol - Oral et Ecrit du Baccalauréat

Si vous ne trouvez-pas l'explication désirée - merci de nous contacter directement

Recherche de Texte ou d'Explication de Texte



Plan du site | Services | Nos vidéos | Forum Espagnol | Ressources | Contactez-nous

2006 - 2018 © Cours d'Espagnol.com